domingo, 25 de julio de 2010

DEDICATORIA

A Daniel y Cecilia, a Simón, a Camila y Nicolás.

A un juez que nos hizo ver que el saber jurídico puede ser liberador. A los compañeros abogados que intentan que así sea.

A todos los compañeros desaparecidos y asesinados.

Agradecimientos: A quienes con sus testimonios y ejercicio de la memoria ayudaron a reconstruir esta historia.
A la Fundación Rosa Luxemburgo, que posibilitó la edición de este libro.
A la Fundación Paul Grueninger, que contribuyó a la creación de un banco de datos.
Al movimiento sindical uruguayo (pit-cnt).

No hay comentarios:

Publicar un comentario