martes, 20 de julio de 2010

PRIMERA PARTE Capitulo V

V
LA CAÍDA


Los jóvenes integrantes de la Unión de las Juventudes Comunistas[1] que se encontraban prisioneros en el Cilindro Municipal, un estadio cerrado usado por la dictadura uruguaya como lugar de detención, no soñaban que al fugarse de allí el 3 de junio de 1976 serían testigos posteriormente de otra situación extrema: el intento de asilo en la embajada de Venezuela de Elena Quinteros.
Una semana después de la fuga, dos de ellos se presentan allí el 10 de junio y un tercero el 15 de junio, solicitando asilo político. Otro lo hace en la embajada de México.[2]
Julio Ramos, embajador de Venezuela en Uruguay, que los días 11 y 16 de junio envía dos informes confidenciales[3] a su ministro de Relaciones Exteriores dando cuenta de la solicitud de asilo de Alberto Grille, Miguel Millán y José Enrique Baroni, tampoco podía imaginar que pocos días después sería protagonista de un grave enfrentamiento diplomático con la dictadura uruguaya.
Al término del último informe librado a su cancillería, al referirse a los lugares donde permanecían detenidos los opositores uruguayos que le solicitaban asilo, el embajador comentaba: “...en la citada cárcel se recurre a métodos de tortura que han sido reiteradamente denunciados...”. Y dejaba constancia de algo que en el futuro determinaría su conducta en el caso de Elena. “...el hecho de haberse evadido de ella significa un grave peligro de vida para aquellos que pudieron lograrlo”.
Elena había fijado ciertos mecanismos de seguridad para el caso de ser detenida. Había establecido con Teresa que dos veces por día –de mañana y de tarde– la llamaría por teléfono. La ausencia de esas llamadas sería la señal de su captura. También le había dicho que en caso de ser detenida ya tenía resuelto cómo intentar escapar.
En Montevideo Elena compartía con Eduardo Pin las responsabilidades de la acción del pvp en el país en lo relacionado con el llamado “plan de aparición”, vinculado al área partidaria de agitación y propaganda. Mediante dicho plan, una audaz acción definida por el Congreso del partido, se iniciaría una ofensiva en la lucha contra la dictadura, que tendría como centro el propio territorio nacional.
El plan de aparición estaba diseñado en varias etapas. La primera consistía en difundir por medios legales (propaganda paga en diarios de circulación nacional, radios, folletos, etcétera) determinados símbolos y eslóganes que después serían retomados en la acción clandestina del partido. La primera parte de este plan se cumplió con éxito, llegando a publicitarse una representación de la nueva organización política por medio de los corredores de la vuelta ciclista del Uruguay, que lucieron el símbolo diseñado para la aparición.
Un supuesto “alto funcionario de una empresa de origen belga” fue quien organizó en Uruguay la difusión de una propaganda muy específica, en tanto Elena y sus compañeros armaban la infraestructura desde la cual se operaría posteriormente. En un informe escrito de entonces se lee: “El objetivo de la operación era difundir en todo el país el símbolo del partido (un mapa de Uruguay con un signo de 'X' dentro de una 'V') y ambientar sus consignas. El medio sería una campaña publicitaria contratada por un falso ejecutivo de una empresa inexistente. Dicha actividad estaría sincronizada con el esfuerzo militante del partido en Montevideo”. Una supuesta empresa belga que lanzaría una línea de cosméticos contrata a una agencia de publicidad en Brasil y ésta tomó contacto con las agencias uruguayas.
La campaña de aparición implicaba que la publicidad contratada fuera complementada con la difusión de volantes, folletos y pintadas. Ese trabajo se estaba realizando en Uruguay, hasta que fue suspendido por los efectos de la represión tanto en Uruguay como en Argentina.
La mayor responsabilidad en el desarrollo del plan de aparición en Uruguay correspondió a José Félix, a pesar de que frecuentemente estuviera en Buenos Aires.
El Gallego había viajado en varias oportunidades a Montevideo y en una de ellas había comprado, bajo una falsa identidad, la casa de la calle Massini. Al principio Elena no viviría allí en forma permanente. Sí lo hacía otra militante del Partido, embarazada. Elena iba al apartamento simulando ser la acompañante de la señora embarazada. Cuando ésta dio a luz abandonó su tarea de dar “cobertura” al local y Elena pasó a vivir allí casi permanentemente.
El último domingo de junio de 1976, Elena tenía marcado un contacto con Pin en Bulevar España y Avenida Brasil al que no concurrió. Tampoco fue, ese mismo día, a otros que estaban fijados para el caso de que fallara el primero.
Elena había caído en manos de la represión, no habían dudas. Se trasmite la alarma. Se logra establecer que la última vez que se tuvo noticias de ella había sido el sábado 26, cerca del mediodía. Se sabe que Gavazzo había detenido a la mujer que había vivido antes en Massini y la obligó a hacer una llamada telefónica que se supuso fue a fin de acordar un encuentro con Elena.[4]
Las llamadas diarias de Elena a Teresa tampoco se reciben. Fuerzas de seguridad de la dictadura[5] la habían detenido en el apartamento de Massini.[6] Ese local al parecer sólo era conocido por Félix Díaz y quien había vivido allí antes.[7]
La forma en que Elena intentaría escapar no era conocida, al parecer, por nadie. Recuerda Sara: “Mauricio me cuenta que Elena llevaba siempre zapatos acordonados, prontos para correr. Tenía estudiada las distintas posibilidades de fuga”.[8]
La versión de que el operativo de detención había estado bajo la responsabilidad de integrantes del Ejército y la Policía, y que Elena había sido conducida al 13 de Infantería encuentra su fundamento en las declaraciones de Alma Rodríguez, detenida en el marco del mismo operativo, y de otras prisioneras del “300 Carlos”. Alma afirma en uno de sus testimonios que Elena llega a Infantería 13 el 26 de junio. Otra persona, que había sido detenida en mayo de ese año y que tenía asignado el número 2503 dice haber visto llegar a Elena a ese lugar. Según ese testimonio los días que trascurren hasta que Elena es llevada al supuesto “contacto”, los pasó junto a otras 16 mujeres allí detenidas.[9]
En medios de prensa uruguayos se han dado otras versiones sobre el personal interviniente en el operativo del secuestro.[10]
Elena debió hablar del supuesto contacto que realizaría, en las inmediaciones de la embajada, con otro integrante del pvp.[11] Seguramente, a partir de haber conseguido esa información, la ocoa dispuso el operativo de captura de quien concurriría al contacto.[12]
El 28 de junio, a primeras horas de la mañana, desde el Batallón 13 de Infantería es organizado el operativo por el entonces capitán Jorge Silveira.[13] Según la versión del embajador Ramos, los militares pensaban capturar allí a José Félix Díaz, considerado una pieza “importante” del pvp. Antes de dirigirse al lugar del “contacto”, se ajustaron los detalles del operativo en el predio militar ubicado en Avenida 8 de Octubre y Presidente Berro, con la participación, entre otros, del entonces capitán Dante Del Core.[14] Al menos dos hombres y una mujer de los servicios de seguridad, vestidos de civil, trasladarían a Elena al lugar en un Volkswagen de color verdoso apoyado por otros varios vehículos particulares y uno militar. En tanto los autos particulares rondarían por la zona, el vehículo militar se ubicaría en las inmediaciones de Bulevar Artigas. Por las proximidades del lugar del “contacto” deambularían varias parejas de integrantes de los servicios de seguridad vestidos de particular.[15]

[1] El 29 de enero de 1977 en La Habana en el programa “15 minutos con Uruguay” que se trasmitía por Radio Moscú, Alberto Grille miembro de la Federación de Estudiantes Universitarios del Uruguay (feuu) y Miguel Millán ( detenido desde 15 diciembre de 1975) secretario general de la Asociación de Estudiantes de Mercedes, denuncian las torturas recibidas por ellos y la estudiante de medicina Ofelia Fernández.
[2] Según surge de la información de la época de la propia embajada venezolana, Alberto Grille, José Enrique Baroni y Miguel Millán, se asilan allí y otra persona de apellido Falkner lo hace en la representación diplomática de México.
[3] Informe confidencial Nº 223-SS y Nº 225-SS.
[4] Sobre la fecha de detención de Elena la mayoría de los testimonios existentes señalan el día 24 de junio. Pin, una de las últimas personas que vio a Elena en libertad, es categórico al afirmar que Elena faltó a sus contactos el domingo, por lo que es factible concluir que su detención fue el día 26. Por otra parte, esa fecha es la que maneja, aunque sin dar las fuentes, el anexo II del informe de la Comisión para la Paz.
[5] Según pudimos establecer, en la detención intervino un comando policíaco-militar en el que participaba el inspector Víctor Castiglioni, jefe de la Dirección Nacional de Información e Inteligencia de la Jefatura de Policía. Esto también parece afirmarse en el Anexo II de la Comisión para la Paz, que expresa: “...al mismo tiempo que ingresaban al lugar varios funcionarios militares y policiales que la custodiaban, al advertir que habían sido engañados por la detenida”.
[6] La unidad Nº 103 del padrón 112.311/103 situado en Ramón Massini 3044, por sentencia interlocutoria Nº 227 del 29-XII-79 fue adjudicada en propiedad a la División Ejército I en virtud de la ley 14.373 aprobada por la dictadura para apropiarse de los bienes de los opositores. La unidad militar que detuvo a Elena, el Batallón 13 de Infantería, depende de la División de Ejército I, lo que descarta que el operativo haya sido exclusivamente policial, a cargo de la Jefatura de Policía de Montevideo.
[7] La información de que en dicho domicilio también vivía Alma Rodríguez y el nombre (Mercedes) de la portera del edificio está consignados en un escrito presentado en la causa penal 219/85 ante la Suprema Corte de Justicia.
[8] Sara Méndez, acto de homenaje a Elena, 2002.
[9] Declaraciones realizadas a los autores por Graciela Popelka.
[10] Un artículo publicado en Brecha de 9-V-03, firmado por Samuel Blixen, da cuenta de que el capitán de navío Lebel denunció en 1976 la responsabilidad de la Armada en la desaparición de Elena. Esto ya había sido informado en setiembre de 2000, en el mismo semanario, por María Urruzola. Según esas versiones la Armada fue el organismo responsable del secuestro Elena de la embajada de Venezuela, y fue el integrante de la Armada Juan Carlos Larcebeau quien golpeó al diplomático venezolano Batista durante un forcejeo. Tróccoli, Larcebeau, Alberto Lombardi y Nelson Olivera habrían sacado a Elena del fusna para luego trasladarla en un Volkswagen con destino desconocido.
[11] En el libro escrito posteriormente por el embajador Julio Ramos, De la dictadura de Zorrotigre a la caminocracia de Carlos Andrés dice que. “...presionada policialmente manifestó, mintiendo deliberadamente, que su esposo se hallaba en Montevideo y comprometiéndose ella a entregarlo, la soltaron y la siguieron por la calle, cuando ella trató de asilarse en nuestra Emba­jada.- Parece que el señor Díaz era considerado por la policía como enemigo muy poderoso de las autoridades del Uruguay”.
[12] Según consigna en su libro el ex agente policial José Calace: “El procedimiento del incidente con la embajada venezolana lo realiza el Ejército, pero, como era muy común entonces, llevaba un grupo de apoyo del Departamento 5 constituido por el ‘Facho’ Roberto Alfonso Pérez, en aquel entonces agente, como chofer; el ‘Cacho’ Bronzini, como agente; y Ricardo De León Galván como oficial a cargo. El resto eran ‘yerbas’.(...) Ella se les escapa y quien la agarró dentro de la embajada fue De León (muy parecido a Bronzini). Bronzini fue quien le pegó al embajador. Esos son los hechos”. Quince años en el infierno, editorial tae, Montevideo, 1988.

[13] Alias “Siete sierra”, “La bestia”, “El enano terrible”.
[14] Esta información aparece en una intervención parlamentaria del entonces senador José Germán Araujo, el día 2-VII-85.
[15] Según el testimonio del ex soldado de la Compañía de Contrainformación Hugo García Rivas: “Ese fue un operativo que hizo la Compañía”. Memorias de un ex torturador, El Cid Editor, Buenos Aires, 1984.

No hay comentarios:

Publicar un comentario